Las Dunas de la Soledad (o de Don Miguelito) son un lugar legendario, único e impresionante; para los que vivimos en Guerrero Negro este lugar nos liga con nuestros padres, parientes y amigos en el pasado y con nuestros hijos y nietos en el presente, nos recuerda cuando las visitábamos de pequeños y nos motiva a llevar a nuestros hijos a disfrutarlas como nosotros lo hicimos; muchas generaciones de familias negrogerrerenses las recorrieron, las disfrutaron. Aunque lo tradicional ya no lo es, como lo era comer caguama con don Miguelito y doña Fidelia, que es algo impensable e insostenible ahora, comimos tantas que ya es muy difícil ver caguamas por ahí.

Pero ¿A poco no es emocionante aventarte desde lo alto de una duna y rodar?, ¿o lo divertido que es enterrarte con arena limpia? ¿Y a poco no sería triste no poder hacerlo de nuevo o lastimarte por la basura de la gente que no respeta a otros? O peor aún, lastimarte por los autos que corren irresponsablemente por las dunas siendo un peligro para tus hijos (sin dejar de lado que está legalmente prohibido y pueden multarte por hacerlo).

 

 

 

¿Por qué son importantes las dunas?


La costa posee defensas naturales contra el ataque de olas, corrientes y marejadas. La primera de estas defensas es la pendiente del fondo, la cual causa que el oleaje comience a romper mar afuera y que la energía se disipe. Las dunas constituyen defensas contra el embate del mar en las costas; siendo un área de almacenaje de arena, las dunas son la formación playera protectora de mayor importancia. Además, protegen de los vientos e inundaciones producidas por las tormentas, huracanes u otros fenómenos naturales y  constituyen el hábitat de especies de fauna y flora de gran valor ecológico, por lo que son áreas de gran valor paisajístico y recreativo.

Somos muy afortunados, entonces, pero a veces muy irresponsables cuando las visitamos. Recuerda que al visitarlas es muy importante:

No tirar basura

Porque a otros visitantes y a ti mismo les gustaría encontrar un lugar limpio y no un lugar peligroso por la basura y el vidrio que podría lastimarlos, No dejes NADA. Y según tus posibilidades cuando visites el lugar, lleva contigo una bolsa vacía y llévate un poco de la que encuentres ahí. Procura no hacer fogatas también (no es agradable el hollín de quejan las fogatas).

No recorrer las dunas en carro o motos

Porque eso contribuye a desorganizar las dunas estabilizadas con el tiempo y provoque que avancen más rápido hacia otras aéreas de desierto diferente. Además de algo no menos importante, podrían provocar accidentes. Es irresponsable que algo que tomó miles de años para formarse se desvanezca en unos minutos de locura y efímera emoción.

No molestar a los animales

Esta área de la Laguna Guerrero Negro (los humedales) rodeada por las Dunas de La Soledad es un importante “escenario” para que la cadena trófica se desarrolle. Es un semillero de especies, como una “guardería” de crías, ¿Te gustaría que los tacos de pescado o las tostadas de ceviche desaparecieran para siempre?; algún día esperemos ver caguamas otra vez por ahí en la laguna.

No convirtamos este lugar (como tantos otros)  en un lugar desolado, propicio para los vicios de fin de semana que al final solo nos arruina, estos lugares necesitan de miles de años para crearse y es irresponsable e injusto que en unos cuantos años sean un basurero desagradable y lamentable. Hagamos algo ahora, recuerda que llevamos décadas acumulando basura bajo la arena.

 

 

 

La cadena trófica del desierto en relación con las dunas


Cuando las dunas tienen vegetación, se desarrollan en ellas gran cantidad de formas de vida: la capa de arena que está fija, permite que se establezcan microorganismos que ofrecen alimentación a las plantas más resistentes que ofrecen cobijo y soporte a plantas más débiles y ofrecen madrigueras para las ratas canguro, cuyas madrigueras a su vez ofrecen sitios de anidación para víboras y otros roedores, lagartijas e insectos, entre otros los escarabajos que además ayudan a mantener limpio el ecosistema.

Las liebres buscan alimento entre las plantas mientras que las aves buscan a los insectos, pequeños reptiles y roedores.  Los coyotes luego acuden a alimentarse de los pequeños mamíferos y aves que subsisten en el área y con ello se completa toda una cadena alimenticia, por lo que es fácil entender por qué es importante permitir que la vegetación se establezca en las dunas y por qué es importante no maltratarla cuando caminamos en ellas y porqué es tan importante que no utilicemos vehículos motorizados en ellas.

 

Ayudemos a cuidarlas todos, la naturaleza nos da bondadosamente sus obras, pero también nos las cobra si no pagamos el precio de respetarlas, aprendamos a cuidarlas.

Las Dunas de la Soledad

Por: Edgardo Maya Martínez

Crónicas de Sal y Arena

Webmaster: Edgardo Maya Martínez